martes, 10 de junio de 2014

que es.lo que debe de saber un niño de 4 años

¿QUE DEBE SABER UN NIÑO DE 4 AÑOS?
Hace poco, en un foro sobre la educación de los
hijos, leí una entrada de una madre preocupada
porque sus hijos, de cuatro años y año y medio, no
sabían lo suficiente. "¿Qué debe saber un niño de
cuatro años?", preguntaba.
Las respuestas que leí me llamaron mucho la
atención. Una madre indicaba una lista de todas
las cosas que sabía su hijo. Contar hasta 100, los
planetas, escribir su nombre y apellido, y así
sucesivamente. Otras presumían de que sus hijos
sabían muchas más cosas, incluso los de tres
años. Algunas incluían enlaces a páginas con listas
de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo
unas pocas decían que cada niño se desarrolla a su
propio ritmo y que no hay que preocuparse.
Pensé que probablemente la respuesta de esas
mujeres a una madre angustiada fuera añadirle
más preocupación. Somos una cultura tan
competitiva que hasta nuestros niños en edad
preescolar se han convertido en trofeos de los que
presumir. Pero atención!!! La infancia no debe ser
una carrera que arroja por resultado niños
ganadores y niños perdedores.
Alicia Bayer, una mujer norteamericana que se
interesa por los temas de infancia y educación,
hace una lista de aquellas cosas importantes que
debe saber un niño/a de 4 años. Me pareció
hermosa y la comparto:
1.Debe saber que lo quieren por completo,
incondicionalmente y en todo momento.
2.Debe saber que está a salvo y además cómo
mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra
gente y en distintas situaciones. Debe saber que
tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a
alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le
parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida.
Debe conocer sus derechos y que su familia
siempre lo va a apoyar.
3.Debe saber reír y utilizar su imaginación. Debe
saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de
color naranja o dibujar gatos con seis patas.
4.Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad
de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le
apetece nada aprender los números, sus padres
tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá,
casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a
las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a
jugar en el barro.
5.Debe saber que el mundo es mágico y él
también. Debe saber que es fantástico, listo,
creativo, compasivo y maravilloso. Debe saber que
pasar el día al aire libre haciendo collares de flores,
pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es
tan importante como aprender los números. Mejor
dicho, mucho más.
Pero más importante es lo que deben saber los
padres:
1.Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y
hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no
influye en absoluto en cómo de bien ande, hable,
lea o haga cálculos después.
2.Que el factor que más influye en el buen
rendimiento académico y las buenas notas en el
futuro no son los manuales, ni las guarderías
elegantes, ni los juguetes caros, sino que mamá o
papá dediquen un rato cada día o cada noche (o
ambos) a compartir momentos de juego, lectura,
dibujos y risas con sus hijos.
3.Que ser el niño más listo o más estudioso de la
clase nunca ha significado ser el más feliz.
Estamos tan obsesionados por tratar de dar a
nuestros hijos todas las "ventajas" que lo que les
estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas
y llenas de tensión como las nuestras. Una de las
mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros
hijos es una niñez sencilla y despreocupada.
4.Que nuestros niños merecen vivir rodeados de
libros, naturaleza, utensilios artísticos y, lo más
importante, libertad para explorarlos. La mayoría de
nosotros podríamos deshacernos del 90% de los
juguetes de nuestros hijos y no los echarían de
menos, pero algunos son importantes: juguetes
creativos como los LEGO y los de encastre, una
buena cantidad de témperas y plastilinas, los
instrumentos musicales, los disfraces, y libros y
más libros. Necesitan libertad para explorar con
estas y otras cosas, amasar pan y ponerlo todo
perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la
mesa de la cocina mientras hacemos la cena
aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el
jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un
cajón de barro.
5.Que nuestros hijos necesitan tenernos más.
Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos
cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos
como excusa para que otros cuiden de nuestros
hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un
baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para
despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de
vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una
época en la que las revistas para padres
recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos
diarios a cada hijo y prever un sábado al mes
dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos
necesitan la Nintendo, los ordenadores, las
actividades extraescolares, las clases de ballet,
fultbol e ingles mucho menos de lo que nos
necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres
que se sienten a escuchar su relato de lo que han
hecho durante el día, unas madres que se sienten a
hacer manualidades con ellos, padres y madres que
les lean cuentos y hagan tonterías con ellos.
Necesitan que demos paseos con ellos en las
noches de primavera sin importarnos que el
pequeñajo vaya a 150 metros por hora. Tienen
derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque
tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen
derecho a saber que para nosotros son una
prioridad y que nos encanta verdaderamente estar
con ellos.
............................................................
..................................
Mucho para reflexionar como padres, educadores, o
desde el lugar que nos toque en contacto con uno
de los tesoros más preciosos: LA INFANCIA.
Lic. Miriam I Martínez —

miércoles, 28 de mayo de 2014

LAGUNA EL PRADO, SAN JOSE OJETENAM





A unos 3 kilometros de distancia de la cabecera municipal de San José Ojetenam, unos 10 minutos en vehiculo se localiza esta hermosa laguna artificial, La idea de crear esta laguna nacio del sacerdote César Paula Maez de origen europeo específicamente de Bélgica.

Este centro turístico se encuentra localizado en un area abundante en riquezas naturales, la carretera que lo lleva de la cabecera municipal hasta este lugar esta en perfectas condiciones y es transitable durante cualquier época del año, esta rodeada de abundante naturaleza, el olor a pino y aire puro y fresco se puede respirar durante todo este trayecto, Una paz interior, tranquilidad y relajación comienzan a invadir el cuerpo y el espíritu, conforme se va recorriendo el trayecto.
En la entrada podrá dejar su vehiculo o transporte, ahí mismo podrá observar un letrero que dice, “No entren con aparatos de sonido ni con bebidas alcoholicas”, esto se debe a que este lugar fue creado para buscar paz y tranquilidad y que el sonido de la naturaleza, sean su mejor compañía.
Debido a la diversidad de actividades que puede realizar en este lugar, es un destino turístico perfecto para toda la familia, y su costos de ingreso son prácticamente gratuitos, según nos cuentan los encargados de este lugar, la idea del sacerdote César Paula era crear un centro de recreación, con todos sus servicios que fueran accesibles para cualquier persona, solamente se cobran Q3.00 quetzales por persona durante los días festivos y el resto de días el acceso es totalmente gratuito.
Este sueño hecho realidad, nació mas de una labor altruista de personas que vienen de fuera de nuestro País que aprenden a amar esta tierra que Dios nos regalo.

PLANIFICACION ESTRATEGICA

jueves, 15 de mayo de 2014

Cómo saber si tu hijo es superdotado

Estas son las diez características que
presentan generalmente los niños con un
cociente superior a 130
Muchas veces, los síntomas que presenta
un niño con un cociente de inteligencia
superior a 130 se confunden con la
Yihiperactividad y con la falta de
atención. A la consulta de Carmen Sanz,
psicóloga clínica experta en
superdotados y presidenta de El Mundo
del Superdotado (EMS) , llegan casos
nuevos todas las semanas. Y en la
mayoría de ellos, el diagnóstico de altas
capacidades se confirma. «Cuando sonu
pequeños, muchos padres vienen
explicando que tienen un hijo diferente,
que no se relaciona bien, que tiene un
alto nivel de agresividad... Cuando son
un poco más mayores, nos explican que
presentan síntomas incluso de depresión
y, en un porcentaje alarmantemente
elevado, incluso de fracaso escolar ».
«Todo esto es normal. Entienden todo
más rápido que los demás y a veces se
aburren en clase. Cuando ya son más
mayores se creen Steve Jobs y piensan
incluso que pueden dejar el colegio»,
relata Sanz. Su consejo es que a la
mínima sospecha los padres acudan al
especialista. «Es fundamental que se
valore y se oriente psicológicamente a
los niños cuanto antes».
Bebés superdotados
«Diagnóstico, diagnóstico, y diagnóstico»,
corrobora Jeanne Siaud-Facchin, autora del
libro «El niño superdotado» y «¿Demasiado
inteligente para ser feliz?» . Según esta
experta, los padres de estos pequeños
pueden observar señales indicativas de
una gran inteligencia desde una edad
muy temprana. «El bebé superdotado no
mira el mundo, sino que lo perfora con la
mirada. Sus preguntas parecen estar ya
presentes. Las mamás cuentan a veces lo
desconcertadas que se sentían ante aquel
pequeñín que les dirigía una mirada
interrogativa. Esto es lo que nos
reconocía una madre en consulta: "A
veces su mirada me daba miedo. Tenía la
impresión de que me estaba juzgando.
En aquellos momentos, lo ponía
rápidamente en los brazos de mi
marido"», relata Siaud-Facchin. Otro de
los síntomas, relata esta experta, es que
las palabras llegan pronto. «Los padres
también nos refieren a menudo que,
cuando el niño empezó a hablar, hablaba
casi con fluidez. Que no había pasado
por el lenguaje del bebé. En estos
pequeños la adquisión del "yo" es rápida,
la sintaxis correcta y el vocabulario, rico
y elaborado», describe. O que las
preguntas aparecen muy precozmente.
«Acerca de todo y sin interrupción»,
advierte. «Y también que el niño, muy
pronto, lo leerá todo. Glotona y
ávidamente: las cajas de cereales, los
nombres de los bares, los letreros de las
tiendas... Estará exultante, "a tope" como
dicen los chavales», explica la autora de
este libro.
A partir de los cinco, seis años
«Es verdad que se puede sospechar muy
pronto, y que hasta nuestra consulta han
llegado niños de tres años, pero es a
partir de los cinco cuando realmente
podemos empezar a hablar de un
diagnóstico real», expone Carmen Sanz.
Para Jeanne Siaud-Facchin, la franja
idónea también se sitúa entre los cinco o
los seis. «Hasta entonces es una
suposición. Los test existen, pero no son
fiables antes de esa fecha. Pueden dar
pistas... Hacia los seis, todo se estabiliza.
Y a partir de ahí, se tiene el mismo
cociente de inteligencia que a los 30, los
40 o los 60. Un superdotado va a ser
siempre un superdotado». En EMS, según
la edad y el perfil que presentan, se
hacen al niño varios test que determinan
cuál es su inteligencia verbal,
manipulativa, y de velocidad en el
procesamiento de datos. «Es decir,
estudiamos qué nivel de lo que llamamos
"factor G" de inteligencia presentan»,
explica su presidenta. De hecho, Sanz y
su equipo siguen el método «Darwing,
crece y evoluciona emocionalmente» ,
enfocado a trabajar los problemas de
superdotados a partir de los cinco años.
Luego los especialistas detectan otro pico
de consultas hacia 2º, 3º o 4º de la ESO.
«Esto se debe a que, hasta ese momento,
no se tenían que esforzar para estudiar,
todo les salía de forma natural pero, de
pronto, se ven perdidos, porque no saben
cómo hacerlo. Empiezan a mostrar
problemas de autoestima, falta de
habilidades sociales, de motivación, y
una baja resistencia a la frustración»,
relata Sanz. «La mayoría suele presentar
también una sensibilidad altísima, y una
capacidad de abstracción de 9 sobre 10.
Son muy despistados», añade.
Fracaso escolar
Parece una contradicción, pero todo ello
sumado lleva a que estos pequeños
presenten un fracaso escolar en el sistema
educativo español del 50% . La razón,
insiste esta experta, es que no se está
aplicando la Ley que dice que los chicos
con altas capacidades necesitan una
educación especial . «En este momento
las únicas soluciones existentes son
acelerar el curso a estos niños, la
adaptación curricular, o los cursos
especiales, y esto es poco. En este país
existen 200.000 niños superdotados que
no están ni diagnosticados ni
escolarizados como tales. Estamos
perdiendo talento y eso es vergonzoso».
De hecho, continua esta psicóloga clínica,
«a menudo hablando con profesores nos
dicen que no tienen superdotados en sus
clases, y también a menudo nos
encuentramos con colegios de 3.000 o
4.000 alumnos en los que según sus
directivos no hay ningún superdotado. Y
les decimos que es imposible.
Estadísticamente hay un dos por ciento
de niños superdotados en cualquier
colegio y en cualquier área educativa
dentro de ese colegio».
De ahí que el objetivo de EMS y de otras
asociaciones afines sea que estos
pequeños se diagnostiquen y, sobre todo,
que cambie la Ley Orgánica de
Educación para que se eduque en la
diferencia. «Todo el mundo tiene
derecho a la mejor educación. E igual
que a un deportista se le lleva a un
centro de alto rendimiento, a un chaval
con altas capacidades en matemáticas y
en lengua se le debería dar una
enseñanza especial. Sería crucial cambiar
cuanto antes de la enseñanza por edades a
la enseñanza por capacidades ».
Los niños superdotados a menudo...
Lo normal es que los padres vean estos
síntomas en sus hijos:
—Aprenden a leer muy pronto y tienen
gran facilidad con los números.
—Les gusta estar con niños mayores
—Están en su mundo, abstraídos en sus
cosas y son bastante despistados
—Son muy sensibles
—Piensan rápido, aprenden rápido y
tienen muy buena memoria
—Son muy exigentes con ellos mismos y
con los demás
—Son hiperactivos mentales, y tienen
muchos intereses a la vez
—Son niños con baja autoestima,
retraídos y/o con problemas de
conducta, y con poca resistencia a la
frustración
—Tienden a cuestionar las normas y la
autoridad
—Son imaginativos, preguntan mucho y
tienen un sentido del humor especial.
Los niños superdotados generalmente no
son:
—Niños con alto rendimiento, por el
contrario es frecuente el fracaso escolar
—Niños motivados, si no reciben
educación especial suelen estar
aburridos y desmotivados
—Niños con Trastorno por Déficit de
Atención y no necesitan medicación.
Solo se aburren.
—Niños Hiperactivos, y no necesitan
medicación. Necesitan hacer cosas que
les interesen.
—Niños con Trastorno Negativista
Desafiante. Se rebelan porque nadie les
comprende.
—Niños con Trastorno de Evitación.
Evitan a los demás porque les rechazan.
—Niños enfermos. La superdotación no
es una enfermedad, es un regalo.
—Niños problemáticos, si dan problemas
es porque necesitan ayuda.
—Niños que no necesitan nada, tienen
Necesidades Educativa Especiales según
la Ley
—Niños imposibles, necesitan cariño,
atención y apoyo para ser felices, como
todos.
—Ante la duda solicitar una valoración
con un psicólogo especialista en
superdotación